MURS

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El proyecto MUROS inicia el día que me siento incapaz de avanzar.  Inmóvil, rodeada de un bosque lleno de arboles secos, recuerdo una frase: «La vida es caminar por encima de un muro estrecho, en un lado está el abismo y en el otro, el cuento de hadas.” En ese momento, me doy cuenta que yo ya he caído al abismo.

Durante un tiempo siento miedo y un inmenso vacío solo por el hecho de existir. Pero un día, decido buscar la manera de volver a escalar ese muro que me separaba de la vida. Y así se crea Muros, un proyecto fotográfico en forma de secuencia donde se captura la transformación de un espacio inicialmente oscuro y abandonado.

Este proyecto no empezó con una clara idea de hablar de mi experiencia, más bien, sin querer mis fotografías hablaban de ello.

 

Datos técnicos

Para llevar a cabo este proyecto he utilizado la Camara digital Olympus Mark II con un objetivo 50 mm fijo, las fotografías se han disparado siempre desde un mismo punto y distancia para conseguir el mismo encuadre en todas ellas. A demás, se ha utilizado el trípode, ya que se ha trabajado con velocidades lentas, entre de 10 a 15 segundos. Las imágenes con presencia humana, se han trabajado de manera que las personas salgan estáticas pero transparentes.

El retoque digital ha sido mínimo y todos los efectos son realizados a base de pruebas para mejorarlos hasta encontrar el resultado deseado. 

Las once fotografías serán impresas con la técnica de tintas pigmentadas no fotosensibles sobre papel semitexturado de alta calidad, con un tamaño de 44,5×59,5cm y enmarcadas con un marco fino de aluminio negro mate.

Metodologia

Este proyecto tienen claras influencias de fotógrafos como Francesca Woodman y Duane Michals, pero sobretodo es un breve resumen de mi trayectoria como fotógrafa. Desde los inicios, he trabajado con espacios abandonados, lugares oscuros, velocidades lentas y cuerpos en movimiento que se fusionan con el entorno.

De Francesca Woodman, fotógrafa Estado Unidense, me atrae sus imágenes surrealistas y misteriosas, que parecen de una sensibilidad excepcional.

Duane Michals, creó en mi obra un antes y un después. Su fotografías creaban historias y miles de interpretaciones para el espectador. De él aprendí que la fotografía puede ser poesía.

En mi proyecto, también existen claras influencias de Magritte, quien me incita a cuestionar mi mirada hacía las cosas y de Hammershoi,  que definieron como:  “Uno de los pintores del silencio, la soledad i la ausencia.” Que es justo lo que quería mostrar yo en el inicio de mi proyecto.

 

Las imágenes reflejan nuestros sentimientos y pensamientos sin que ni siquiera nosotros mismos seamos conscientes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s